Batalla de Cannas (revisada)

Tras un exhaustivo análisis de las fuentes clásicas, he realizado una nueva versión del artículo dedicado a la batalla de Cannas en el que se ha profundizado en diversos aspectos entre los que cabe destacar el lugar en el que tuvo lugar el combate, el emplazamiento de los campamentos, las fases del enfrentamiento, las responsabilidades militares de la derrota y los aspectos políticos que en Roma rodearon este acontecimiento histórico que llevaron a tomar la decisión de aventurarse a una batalla decisiva:

La batalla de Cannas

Batalla del Tesino

El primer enfrentamiento de envergadura entre romanos y cartagineses en suelo itálico tuvo lugar a mediados del otoño de 218 a.C. en las cercanías del río Tesino, afluente alpino del Po. El célebre general cartaginés Aníbal había guiado a su ejército desde Hispania en un largo trayecto de más de cinco meses durante los cuales atravesó los importantes ríos Ebro y Ródano y las cordilleras de los Pirineos y sobre todo los Alpes. Tras cruzar el segundo de esos cauces estuvo a punto de enfrentarse a los romanos recién llegados a Marsella pero tras una breve refriega entre partidas de exploración de caballería, con el otoño ya empezado y posiblemente acuciado por la climatología, eludió el enfrentamiento y prosiguió en dirección a los Alpes para pasar la cordillera antes de que las nieves pudiesen bloquear los pasos de montaña. Tras un penoso cruce de esta, llegó al valle del Po donde de nuevo los romanos le aguardaban con un ejército. Su objetivo inicial era catalizar la rebelión de los diversos pueblos galos que habitaban esa zona, pero la presencia enemiga o la alianza de alguno de estos pueblos con Roma, retrajo el ímpetu guerrero de los mismos. Apenas tres meses antes, los boyos habían protagonizado un ataque contra el ejército que los romanos tenían en la zona, pero tras la llegada de refuerzos desde Roma la situación se había calmado. Esta postura de los que debieran haber sido sus aliados llevó  al general púnico a buscar batalla lo antes posible de modo que una victoria pudiese servir de acicate para que dichos galos se le unieran. Los romanos por su parte eran conscientes del peligro que suponía un potente ejército enemigo en  medio de la Galia Cisalpina, contra cuyos nativos se había estado guerreando a gran escala hasta hacía apenas cuatro años y que de nuevo tres meses atrás habían protagonizado ataques contra el ejército y los colonos que Roma había mandado al área. En este contexto se produce la batalla del Tesino, primer combate entre romanos y cartagineses en esta recién comenzada Segunda Guerra Púnica.

En el artículo se desarrollan todos los acontecimientos que rodean la misma, incluyendo un detallado estudio de su cronología, las fuerzas participantes y los sucesos que la precedieron, así como de aquellos que tuvieron lugar inmediatamente después y sus consecuencias:

La batalla del Tesino

La batalla de Numistro (revisada)

La aparición de nuevos datos relacionados con la investigación arqueológica y la siempre recomendable relectura de las fuentes clásicas así como la de textos de autor, me ha llevado a realizar una versión revisada del artículo “La batalla de Numistro”. Algunos aspectos del desarrollo de la campaña del bando cartaginés, la composición y estructura de los ejércitos, la cronología de los hechos y nuevos mapas y gráficos sirven para dar un enfoque renovado a esta poco conocida batalla de la segunda guerra púnica:

La batalla de Numistro

Aníbal ad portas

Aníbal, tras seis años y medio en la península itálica, se decide por fin a acercarse a las puertas de Roma, su implacable enemiga. Pero los romanos no permanecerán quietos ante la amenaza y tomarán las medidas oportunas para enfrentarla. La situación en la guerra es crítica: En Hispania la muerte de los Escipiones ha hecho replegar a los escasos efectivos romanos supervivientes al norte del Ebro. En Iliria Filipo V ha logrado conquistar varias plazas y una salida al Adriático a través de Lisos, ciudad situada frente a Salapia, localidad de Apulia controlada por Aníbal. La posibilidad de un desembarco macedonio en esa zona se acrecienta, máxime cuando en la propia Apulia y Lucania los romanos han perdido dos ejércitos en un breve lapso de tiempo. Los cartagineses retienen aún poblaciones en el Samnio y el cerco de Capua concentra tres ejércitos romanos a los cuales Aníbal no ha podido desalojar. ¿Le quedarán aún efectivos a Roma para poder defenderse de la aproximación del ejército púnico?

Un episodio histórico apasionante ampliamente desarrollado:

¡Anibal ad portas!